Verycocinar.com

Roscón de Reyes de Raquel

Roscon43

La magia del Día de Reyes, el 6 de Enero, se refleja en la cara de los niños y niñas que, con gran sorpresa e ilusión, descubren los regalos que les han dejado los Reyes Magos la noche anterior.

Es tradición acompañar este día con un dulce típico, el Roscón de Reyes. Un briox tierno y esponjoso que se puede comer solo o relleno de mazapán, nata, trufa...

Aunque la masa necesita tiempo para levar, su preparación es sencilla y el resultado casero a la vez que profesional.

Dentro del Roscón se esconden dos figuritas... ¿Quién encontrará la haba y quién el rey? Sea quién sea, tendrá suerte para el nuevo año.

Preparación

Para que resulte más sencillo, lo mejor es una buena organización. Así que vamos a ordenar esta receta numéricamente para que sea más fácil seguirla. Comenzaremos con la masa madre:

1.En un recipiente pequeño, templamos la leche y en ella deshacemos la levadura con ayuda de los dedos; la disolvemos removiendo con una cucharilla.

2.En un bol más grande, mezclamos la leche con la levadura, el azúcar y la harina, y trabajamos la masa con las manos hasta conseguir una bola compacta.

3.En otro bol, añadimos agua templada y metemos en ella la bola de masa madre. Cuando floten 2/3 partes y haya doblado el volumen, ya la tendremos lista (calculad unos 15 minutos aproximadamente).

Mientras esperamos, vamos preparando los ingredientes para la Masa principal:

4.Con ayuda de un robot o un molinillo de café, trituramos el azúcar junto a las pieles de la naranja y el limón (bien limpias y sin partes blancas) hasta conseguir un azúcar glass aromatizado. El azúcar glass también puede comprarse preparado.

5.En un bol grande introducimos el azúcar aromatizado, la leche templada en la que habremos disuelto la levadura igual que hicimos con la masa madre, la mantequilla, los huevos, el agua de azahar, la harina de fuerza y la sal, y por último, la masa madre que sacaremos del agua con cuidado.
El amasado puede hacerse a mano, o bien usar un robot de cocina que tenga esta función.
Si es manual, mezclaremos bien los ingredientes hasta que queden bien integrados y puedan pasarse a la encimera aceitada para que la masa no se pegue, pues es bastante pegajosa. Amasaremos unos 10 ó 15 minutos aproximadamente con las manos aceitadas haciendo movimientos de afuera hacia dentro para que la masa tome cuerpo y aire. 5 minutos si es con robot.

6.Pasado este tiempo, aceitamos el mismo recipiente donde comenzamos a amasar, e intrucimos en éste la masa. Tapamos bien con un plástico film que también habremos aceitado, y dejamos levar la masa en un lugar cálido hasta que doble su volumen (dependiendo de la temperatura de la habitación, puede tardar entre 3 y 5 horas aproximadamente).

7.Cuando ya haya levado, la pasamos a la encimera con un poco de harina y hacemos una bola alisándola bien. Con esta cantidad de masa salen dos roscones medianos o uno grande. Si se quieren hacer dos roscones, dividimos la masa por la mitad en dos bolas iguales.
Para darle forma a nuestro roscón, introducimos los dedos en el centro de la masa y abrimos un agujero. Pasamos el roscón o roscones a la bandeja del horno, a la que habremos puesto un trozo de papel vegetal.
Vamos alisando y estirando la masa para poder ampliar el agujero central lo bastante como para poder introducir un aro de aluminio aceitado, o su equivalente con papel de aluminio. Podemos darle forma redonda u ovalada.

8.Introducimos las sorpresas (El haba seca y el rey) por la base del roscón, y cerramos con la masa para que queden ocultas. Es mejor ponerlas separadas para que al cortar el roscón toda la gente tenga las mismas oportunidades de sacar una u otra figurita.

9.Con cuidado, pintamos la superficie del roscón con huevo batido. Echamos un poco de azúcar en un recipiente pequeño y añadimos unas gotitas de agua; con ligeros pellizcos, humedecemos el azúcar.
Decoramos el roscón al gusto, con fruta escarchada y el azúcar humedecido.

10.Dejamos levar otra vez, en un lugar cálido y sin corrientes de aire, hasta que vuelva a duplicar su volumen (aproximadamente 1 hora dependiendo de la temperatura de la cocina).

11.Precalentamos el horno a 200ºC e introducimos el roscón con mucho cuidado de no tocarlo para evitar que se baje (es muy delicado). Cocemos a esta temperatura con calor arriba y abajo, durante 10 minutos si es un roscón grande, o 5 si es mediano.
Pasado este tiempo, bajamos a 180ºC y cocinamos 20 minutos si es grande, y unos 10, si mediano.

12.Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla para que no tome humedad. Una vez frío, podemos comerlo tal cual, o bien abrirlo con cuidado por la mitad y rellenarlo de nata, trufa, mazapán... Sobre todo, ¡ojo con las figuritas!.

Es recomendable comerlo lo antes posible porque es una masa que en un par de días ya queda dura.

Sugerencias:
Si hacerlo el mismo día no os va bien, podéis hacer la masa la noche antes tal como se explica en la receta, y en el paso 6, dejarla en la nevera durante toda la noche para que el levado sea lento. Al día siguiente, sólo hay que sacarla unas 2 horas antes de darle la forma para que la levadura se reactive. El resto, igual que se explica en la receta.

¡Ánimo y a prepararla!

Ingredientes

    Masa madre

    • 70 ml. de leche templada

    Masa madre

    • 10 grs. de levadura fresca de panadería

    Masa madre

    Masa madre

    • 130 grs. de harina de fuerza

    Masa principal

    • 60 ml. de leche templada

    Masa principal

    • 120 grs. de azúcar glass triturado con piel de naranja y limón

    Masa principal

    • 70 grs. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente

    Masa principal

    Masa principal

    • 20 grs. de levadura fresca de panadería

    Masa principal

    • 30 ml. de agua de azahar

    Masa principal

    • 450 grs. de harina de fuerza

    Masa principal

    • 1 pellizco de sal

    Para decorar

    Para decorar

    Para decorar