Pappardelle al pesto de rúcula

Con el plato de hoy aprenderemos a hacer dos recetas distintas pero complementarias: la pasta fresca pappardelle y el pesto de rúcula. A diferencia del pesto de albahaca, el de rúcula tiene un sabor más fuerte e intenso, menos dulce. Dos buenas ideas que podéis preparar y combinar con otras pastas y salsas. ¡Haced volar vuestra imaginación!

Tipo de cocina:

casera, Italiana
Preparación 1h 10min Dedicación 40min Dificultad 2 Comensales 2

Tipo de cocina:

casera, Italiana
Preparación 1h 10min Dedicación 40min
Dificultad 2 Comensales 2

Preparación

La receta de hoy viene de la mano de Con Delantal.

Empezamos preparando la masa de la pasta. Hacemos una montañita encima de la mesa con la harina. En el medio creamos un pequeño agujero (como si se tratase de un volcán), y vertimos los huevos. Los batimos bien y los vamos mezclando con la harina para amasarlo. Cuando tenemos la masa hecha, la tapamos con un trapo y la dejamos media hora reposando.

Transcurrido este tiempo estiramos la masa sobre una superficie plana. La enrollamos sobre si misma, cortamos los bordes, y del rollo que hemos hecho vamos cortando pequeñas rebanadas que después desenrollaremos y obtendremos las tiras de los pappardelle. Los ponemos con harina para que no se enganchen entre ellos.

Los hervimos en una olla con agua y sal durante dos o tres minutos porqué es pasta fresca.

Por otro lado preparamos el pesto de rúcula. Hervimos agua en una olla y echamos las hojas de rúcula para que se escalden un momento y apagamos rápido el fuego. Las sacamos y las ponemos en una fuente con agua con hielos.

En una sartén calentamos el aceite antes de preparar la rúcula. Podemos añadir un poco de aceite de guindilla para que darle un gusto más picante.

Sacamos el germen al diente de ajo (el filamento del medio). Lo cortamos en trozos y los preparamos en la fuente donde los vamos a batir junto con los piñones, la rúcula con un poquito de agua para que se pueda triturar mejor y una cucharadita de sal. Mientras vamos triturando añadimos poco a poco el aceite que hemos calentado anteriormente. También añadimos unos tacos de grama o parmesano. Aprovechamos el agua de la ebullición de la pasta para echarla también al pesto.

Solamente nos queda servir. ¡Buen provecho!

Ingredientes

Comentarios