Tarta Calabaza Halloween de Raquel

Una tarta original y sabrosa, ideal para que los peques de la casa ayuden a decorarla. Raquel nos muestra cómo hacer una calabaza de Halloween con imaginación e ingredientes fáciles de encontrar. En la sección de Trucos podéis ver cómo se hace la 'Cobertura de queso con vainilla'.

Tipo de cocina:

Casera
Preparación 4h Dedicación 20min Dificultad 2 Comensales 8

Tipo de cocina:

Casera
Preparación 4h Dedicación 20min
Dificultad 2 Comensales 8

Preparación

Precalentamos el horno a 190ºC con calor arriba y abajo poniendo una placa en la base de éste para evitar que se quemen los bizcochos.

En un bol añadimos el aceite junto al azúcar y los huevos y lo mezclamos bien hasta que quede todo bien integrado.

A continuación agregamos la miel y las semillas de la vaina de vainilla. Volvemos a mezclar.

Incorporamos la harina junto al impulsor o levadura en polvo y la sal. Si hacemos la masa a mano, es mejor tamizar los ingredientes secos para evitar grumos. Mezclar bien durante 3 ó 4 minutos para conseguir una masa esponjosa y homogénea.

Antes de hornear los bizcochos, es recomendable dejar reposar la masa en la nevera entre 12 y 24 horas, bien tapada con plástico film.

Dividir la masa en dos recipientes o moldes redondos de unos 18 ó 20 centímetros de diámetro que previamente habremos engrasado con aceite o mantequilla.
Los moldes deben ser altos y tener la base redonda para que adquieran la forma deseada.

Hornear hasta que hayan cogido color. Si pasados 20 minutos, pinchamos con una aguja o la punta de un cuchillo y salen húmedas, bajar la temperatura del horno hasta los 180ºC e ir vigilando los bizcochos cada 5-10 minutos para evitar que se quemen.

Una vez cocidos, dejar reposar en una rejilla hasta que enfríen por completo; desmoldar y envolver en plástico film y llevar a la nevera durante unas horas para que sea más fácil manipularlos a la hora del montaje.

Reservamos 3/4 partes de la cobertura de queso crema con vainilla que habíamos preparado anteriormente y lo teñimos de naranja mezclando un colarante rojo y uno amarillo. La otra parte la teñiremos de verde mezclando un colorante azul con otro amarillo.

Para darle forma a nuestra calabaza, cortaremos las tapas de ambos bizcochos para igualar la superficie. A continuación añadiremos una capa de la cobertura de queso crema con vainilla naranja sobre uno de los bizcochos y cubriremos con el otro como si se tratara de una hamburguesa.

Cubrimos los bizcochos con más cobertura naranja ayudándonos de una espátula o cuchillo y procurando que todo quede bien cubierto y liso. Dejamos reposar en la nevera.

Pasada media hora aproximadamente, cubrimos con el resto de la cobertura naranja hasta conseguir la textura de una calabaza.

Decoramos un cucurucho con la cobertura verde y lo colocamos en la superficie de nuestra calabaza para imitar el tallo. Seguiremos decorando nuestra calabaza con una moras y otras golosinas para darle un aspecto más real.

Si quisiéramos hacer los ojos y la boca con chocolate de cobertura, es mejor dejar la calabaza en la nevera media hora más para que la cobertura agarre bien y permita una buena decoración.

Los ingredientes para la decoración son optativos, se pueden usar diferentes tipos de golosinas o dejar la calabaza tal cual.

Ingredientes

Comentarios