Recetas con berenjena

Lasaña de verdura

receta aña verdura

Que bueno es combinar sabores, texturas y recetas. La lasaña, típicamente de carne, está deliciosa hecha con verduras. Y si no te lo crees, prueba de hacer esta maravillosa receta de pasta y verduras.

Arroces y pasta

Tipo de cocina:

Casera
Preparación 2h 15min Dedicación 40min
Dificultad 2 Comensales 4

Verduras rebozadas crujientes

receta verduras rebozadas crujientes

La receta de hoy es una buena forma de comer verduras de manera diferente. Además podéis aprovechar el rebozado para otras recetas. ¿Tenéis problemas para que los pequeños de la casa coman verduras? Probad esta receta de verduras rebozadas, seguro que les encanta lo crujientes que son.

Entrantes y aperitivos Legumbres y verduras

Tipo de cocina:

Casera
Preparación 25min Dedicación 10min
Dificultad 2

¡Suscríbete a Verycocinar!

Date de alta en el boletín de Verycocinar para recibir novedades, sugerencias y ofertas especiales en tu email.

Recomendar en Facebook

Hummus de berenjena

receta hummus berenjena

El hummus proviene de los países Árabes, tradicionalmente es de garbanzos, pero en esta ocasión lo preparamos de berenjena. Es una receta perfecta como aperitivo o entrante, para untar en pan o también en zanahoria o pimiento fresco. Pruébalo, seguro te gusta.

Entrantes y aperitivos

Tipo de cocina:

Marroqui
Preparación 1h Dedicación 10min
Dificultad 1 Comensales 4

berenjena

Rellena y gratinada con bechamel y quesito rallado, rebozada, en tortilla, asada (escalivada)... pero no hervida, ya que su sabor no es nada bueno, la berenjena se convierte en una hortaliza muy versátil en la cocina.

La berenjena o Solanum melongena es originaria de la India, donde se cultiva desde hace más de 4.000 años, y llegó a Europa de la mano de los árabes hacia la Edad Media.

La berenjena es una hortaliza de fruto mediterránea, muy sensible al frío. Su fruto, según la variedad, puede ser largo, redondo y semilargo. Hay berenjenas de distintos colores, aunque las más comunes son de un morado oscuro o rojizas.

Su mejor época es durante los meses de mayo, junio y julio, pero las encontramos en nuestros mercados durante todo el año.

Cuando las compremos, debemos evitar que sean demasiado grandes. En cambio, es muy importante que su piel sea tersa, brillante y sin manchas.

Su conservación debe ser en un lugar refrigerado hasta su consumo y han de consumirse lo más pronto posible (no más de dos o tres días) para aprovechar al máximo sus vitaminas, ya que el fruto pronto desarrolla manchas marrones y empieza a amargar.

En lo que respecta a nuestra salud, la berenjena contiene un 90% de agua, pocas grasas y calorías, y fibra (si se toma con piel), por lo que se aconseja en las dietas de adelgazamiento. Pero ojo!, en fritura, absorben mucho aceite, así que es mejor consumirlas asadas.

Entre sus múltiples propiedades podemos citar su contenido en Vitaminas E, A, C, B1, B2; minerales como fósforo, hierro, calcio, sodio y potasio. Y otros como la vitamina B9 (Ácido fólico), fibra o carbohidratos.

Está especialmente recomendada para mejorar la circulación. Además reduce los niveles de colesterol.

Ayuda a prevenir la arterioesclerosis y resulta muy útil su consumo si hemos consumido muchas grasas, pues ejerce una función desengrasante evitando que los ácidos grasos saturados se depositen en las arterias.

Estimula la bilis en casos de insuficiencia hepática.

Gracias a la vitamina E, una gran antioxidante, inhibe el crecimiento de las células cancerígenas en el estómago.

En forma de cataplasma está recomendada para tratar las quemaduras, sobre todo las solares. Y también es buena para paliar el dolor del reuma.

No obstante, las personas con problemas cardíacos, deben evitar su consumo, ya que la berenjena contiene un alcaloide llamado solanina que resulta tóxico para la salud y produce efectos excitantes sobre el corazón.

Una recomendación a la hora de cocinarlas es que como la berenjena tiene mucha agua y además absorbe mucho aceite, se suele poner media hora antes de cocinarla en un recipiente con sal y agua. La sal hace que suelte el agua y el aire, facilitando así su cocción. Pasado este tiempo, se elimina el exceso de sal, se secan bien con un papel o paño de cocina y a disfrutarlas!

La berenjena está dentro del grupo de alimentos de consumo diario por su alto valor biológico.


Valor nutricional por cada 100 gramos de berenjenas asadas (sin sal)

Calorías 28
Grasas (g) 0,23
Fibra (g) 2,5
Hidratos de Carbono (g) 6,64
Potasio (mg) 248
Fósforo (mg) 22
Magnesio (mg) 13
Proteína (g) 0,83
Calcio (mg) 6
Vitamina A (IU) 64
Vitmamina C (mg) 1,3
Vitmamina E (mg) 0,30

mcg = microgramos
(1 mg = 2800 U.I - Unidades Internacionales)


Photo_missing