Recetas con plátano

Los borrachitos de plátano de Tomás

receta borrachitos plátano

Un postre sencillo y rápido. Ni siquiera necesita fuego y, aun así, el resultado es excelente. Una propuesta original para quedar bien en el cierre de nuestras comidas.

Pastas y cremas dulces Pasteles dulces Postres

Tipo de cocina:

Casera
Preparación 10min Dedicación 10min
Dificultad 1 Comensales 2

Macedonia de cerezas

receta macedonia cerezas

La macedonia de cerezas es un postre delicioso y nutritivo, a la par que sencillo de hacer. Las cerezas dan dulzor, el plátano mucha energía y el zumo de naranja ese toque ácido.

Postres

Tipo de cocina:

Casera
Preparación 1h Dedicación 15min
Dificultad 1 Comensales 4

¡Suscríbete a Verycocinar!

Date de alta en el boletín de Verycocinar para recibir novedades, sugerencias y ofertas especiales en tu email.

Recomendar en Facebook

plátano

Rico en potasio e hidratos de carbono, el plátano procede de la platanera (un tipo de hierba arbórea que no llega a ser un árbol), y pertenece a la familia de las Musáceas. Es una fruta muy completa que nos carga de energía y optimismo...

Lo podemos comer al natural en su punto justo de maduración, asado, flambeado con algún licor, acompañando platos salados como el conocido Arroz a la cubana, en brocheta, en crema, batido con leche... En fin, tiene múltiples usos, sobre todo en repostería.

El cultivo del plátano tiene su origen en el Sudeste Asiático, entre la India y Malasia. Unos 500 años d.C., pasó a África a través de Madagascar y en el siglo VI se estableció en las costas del Mediterráneo.

Entre sus diversas especies podemos hallar la Musa cavendishii, plátanos comestibles en crudo. Y la Musa paradisiaca, caracterizada por plátanos machos o para cocer que no se pueden consumir crudos. En algunos países tropicales se utiliza para producir harina.

Está también la especie Musa cavendishii conocida también como Banano comestible, y la variedad de plátano enano procedente de las Islas Canarias, que posee un mayor grado de madurez y permanencia en la planta que la banana.

Podemos encontrar esta deliciosa y nutritiva fruta en nuestros mercados durante todo el año.

Cuando vayamos a comprar plátanos maduros (como los de Canarias), debemos fijarnos que no tengan golpes ni demasiadas manchas marrones, ya que cuando hay muchas significa que hay un exceso de madurez y su textura y sabor no resultan agradabled al paladar.

Si los compramos un poco verdes, podemos dejarlos madurar en un lugar fresco y sin luz directa.

Aunque se recomienda que las frutas de origen tropical no deben mantenerse en la nevera, sí que se suelen guardar los plátanos dentro de una bolsa de plástico para que se conserven por más tiempo. Veremos que con los días, la piel toma un color oscuro, pero la fruta se mantiene en buen estado durante unos días.

Además, el plátano se puede congelar hasta dos meses.

Muchos creen que el plátano engorda, pero éste tiene la combinación perfecta de energía con vitaminas y minerales para el buen funcionamiento del organismo (vitamina A, B6, C, ácido fólico potasio, fósforo y magnesio), además de fibra e hidratos de carbono.

Sí que tiene más calorías que otras frutas (unas 100 por cada 100 gramos), pero gracias a su riqueza en potasio, ayuda a equilibrar el agua del cuerpo contrarrestando el sodio y favoreciendo la eliminación de líquidos. Por lo tanto, es un buen complemento si queremos perder peso, ya que casi no tiene grasas y además, tiene un alto poder saciante. Siempre nos alimentará mejor y será más natural que la bollería industrial, ¿no?

Otro de sus beneficios es su poder para prevenir úlceras gástricas y proteger la flora intestinal. Contiene azúcares que son fermentados por las bacterias intestinales ayudando a aumentar su número. Posee propiedades antiinflamatorias.

Además, posee hidratos de carbono complejos, que ayudan a mejorar el tránsito instestinal y retrasan la absorción de azúcar y el aumento de glucosa en sangre.

Es muy bueno para la piel gracias a su aporte de vitamina A en forma de retinol, necesario para el buen mantenimiento de la piel.

Gracias a la vitamina C, actúa contra el envejecimiento de las células responsables de varias enfermedades degenerativas.

No sabemos si es mito o realidad, pero existe la creencia que si frotamos la parte interior de la piel del plátano sobre una verruga durante varios días, ésta desaparece.

Lo que sí está demostrado, es que el consumo de plátano regula los niveles de estrés y favorece la concetración, sobre todo de los más jóvenes en épocas de exámenes o de gran esfuerzo físico y/o mental.

Así pues, por su aporte calórico y vitamínico está indicado para niños, mujeres embarazadas y lactantes, deportistas y personas mayores. No obstante, las personas con problemas de insuficiencia hepática, tienen contraindicado el consumo de plátano.

Ahora que ya conocemos el alto valor biológico de esta fruta, deberíamos incorporarla a nuestra dieta diaria para mantener un buen equilibrio nutricional.


Valor nutricional por cada 100 gramos

Calorías 92
Agua (g) 74,2
Grasas (g) 0,48
Fibra (g) 2,4
Hidratos de Carbono (g) 23,43
Potasio (mg) 396
Fósforo (mg) 20
Magnesio (mg) 29
Proteína (g) 1,03
Calcio (mg) 6
Vitamina A (IU) 81
Vitmamina C (mg) 9,1
Vitmamina E (mg) 0,27

mcg = microgramos
(1 mg = 2800 U.I - Unidades Internacionales)


Photo_missing